viernes, 7 de marzo de 2008

Berlín. Alemania












































































[+ fotos]





He venido a Berlín sin AC y sin tripulación, pero no estoy de vacaciones, un viaje rápido, 2 días.

Llegamos al aeropuerto de Tegel, una desilusión ya que es un aeropuerto pequeño mas parecido al de una ciudad de provincia, yo me esperaba un súper aeropuerto tipo Heathrow o Gatwich, por otro lado esta muy bien ya que en 5 minutos hemos desembarcado y estamos cogiendo un taxi, nos separan 12 km del centro de Berlín, unos 25 minutos.

Que bonito, todos los taxis son Mercedes, lo único malo que tienen es el color, un crema deslucido. Los taxistas, atentos y amables, el que nos llevaba al hotel, para dejarnos en la puerta del mismo y no tener que efectuar un cambio de sentido ilegal se tuvo que meter a dar la vuelta por la manzana, antes de ello nos informo de lo que iba a hacer para que no pensáramos que nos estaba dando vueltas innecesarias. Había huelga de autobuses y trenes, pero no tuvimos ningún problema para utilizar el servicio de los taxis.

El hotel lo teníamos en el barrio de Mitte, la antigua zona este a 10 minutos andando de la puerta de Brandeburgo. Es impresionante lo que han hecho en esta ciudad después de la reunificación y derribo del muro de Berlín, amplias avenidas, edificios de diseño, espacios de ocio y personas por la calle a todas horas; ayer fuimos a cenar a las 10,30 de noche y el restaurante “a tope”, el ambiente es más parecido a una ciudad española que europea, en la última que estuve fue Brujas y a las 20:00 horas ya te podías ir para casa que poco ibas a encontrar por la calle.

Empezamos el paseo por la Leipziger strasse y tomando a la izquierda por la Friedrich strasse para llegar a la avenida unde der Linder (bajo los tilos) en dirección a la puerta de Brandeburgo, pasamos al lado de la embajada de Rusia y Aeroflot, impresionante edificio, y pasamos por debajo de la puerta de Brandeburgo, símbolo de la caída del muro ya que se encontraba en la zona oriental y a pocos metros tenia el muro que separaba del Berlín occidental, no dirigimos a la derecha en dirección al Reichstag (congreso de los diputados), donde se reúne el Bundestag (cámara baja) reformado por el arquitecto Norman Foster que diseño en su interior una cúpula a la que se puede subir a través de una rampa y desde donde tienes buenas vistas de Berlín. Que diferencia con España, lo puedes visitar cualquier día y a cualquier hora, aunque se este efectuando el pleno del congreso.

Desde la puerta de Bradeburgo bajamos en dirección a Postdamen Plaz, a la derecha dejamos el parque de Tiegarten, el más grande de Berlín, buen lugar para dar una vuelta en barca o en bicicleta. Por la calles de Berlín se circula mucho en bicicleta, pero no tanto como en Holanda o Bélgica. A la izquierda nos encontraremos el monumento conmemorativo a las victimas del holocausto, compuesto por 2.711 bloques de hormigón y distribuido en filas y columnas que recuerdan a un cementerio. Entre medias de las filas solo cabe una persona y la sensación de agobio y ansiedad es bastante desagradable, sobre todo cuando piensas a que esta dedicado.

Postdamer Plaz, antes de la II Guerra mundial era el centro neurálgico y comercial de Berlín, dicen que fue el primer lugar de Europa donde se instalo un semáforo, después de la guerra quedo en la zona del Oeste al lado del muro y convertida en un solar, en los noventa con la reunificación de las dos Alemanias fue reconstruida con edificios de diseño financiados por las multinacionales en especial Sony cuyo conjunto de edificios están unidos por una plaza cubierta, emblemática en el nuevo Berlín.

Tomamos de nuevo la Leipziger strasse y en dirección a StadtMitte y torcemos a la derecha por la Friedrich strasse en dirección a la antigua entrada y salida del sector americano, el check point “charlie”, fue demolido con la unificación y reconstruido en el 2000 en memoria de las barbaridades que sucedieron en estas calles y avenidas al desear los habitantes de la zona Oriental pasar a Occidente.

El muro ha desaparecido, pero queda constancia de el mediante una línea de adoquines que va marcando la ubicación que tenía antiguamente y algunas secciones de muro que están situadas estratégicamente por la zona.

Una ciudad que no debemos perdernos

2 comentarios:

WillyFoch dijo...

Haces un exelente comentario de tu viaje
Das muy buenas informaciones
GRACIAS

apegao dijo...

Estamos empezando Willyfoch, esto es como todo, cuanto más escribes más palabras te salen.

Voy a visitar tu blog, nos vemos allí