martes, 1 de abril de 2008

Ruta de los pueblos blancos. Cádiz y Tarifa

Por fin llegó la Semana Santa, esperado y merecido tiempo de descanso en el que podemos hacer nuestra actividad favorita, embarcar en La Intrépida y navegar por tierra firme. Aprovechando que tenemos 6 días por delante, se junta Semana Santa con las fallas, y después de recordar nuestro anterior viaje a Cabopino (Málaga), pensamos en aprovechar estos días en continuar haciendo incursiones en las tierras de sur, descubrir su amplio abanico de parajes y disfrutar con sus gentes del entorno y la cultura que ha marcado su carácter.

El viaje lo vamos a realizar junto con los "leales" (ManuelSanchezLeal y familia), estupenda compañía para pasar estos días, básicamente el recorrido lo ha diseñado Manolo y desde Alicante nos lleva a Antequera, Ronda, Parque Natural de la Sierra de Grazalema, Cádiz y por la costa hacia Tarifa para subir de "un tirón" de vuelta a casa. Por el camino y en función de las condiciones climáticas, que amenazaban lluvia, ya sería convenientemente modificado.

Para aprovechar el miércoles, salimos el martes por la tarde, a última hora, y así conseguimos tener realizado una parte importante del recorrido de aproximación, llegamos a Guadix a las 00:00 hrs. y pasamos la noche en la Avenida de Mariana Pineda, al lado del supermercado Día, un gran descampado que nos acogió y donde estuvimos muy tranquilos toda la noche. A la mañana siguiente, y como estamos cerca del centro, damos una pequeña vuelta a pie por los alrededores que nos permite ver parte de la zona monumental, con el Torreón del Ferro y la catedral construida sobre una anterior mezquita, caminando por su parte trasera nos adentramos en el barrio de la judería, y por sus calles nos acercamos a la iglesia de Santiago y a la Alcazaba, construcción militar árabe desde la que se puede observar el barrio de las cuevas con sus casas excavadas en la montaña, bajamos hacia la AC por la calle de San Miguel y pasando por una churrería decidimos comprar churritos para los chicos que estaban en casa.

En la salida de Guadix hacia Granada en la parte izquierda de la carretera se puede observar una zona de cuevas-vivienda, en especial hay una que es curiosa, tiene la fachada de una gran casa pero el cuerpo esta excavado dentro de un montículo que forma las paredes exteriores de la vivienda. Pasando a la altura de Granada recordamos el anterior viaje que hicimos a la ciudad hace años, sus paseos por tantos lugares especiales como el Albaicín, la Alhambra, el Generalife, los bares, las tapas, etc., nos hace empezar a pensar en volver a visitar esta ciudad Patrimonio de la Humanidad, ya que los días vividos en ella están llenos de estupendos recuerdos.

Dejamos la autovía de Granada - Málaga y tomamos la de Sevilla, aparece Archidona y empezamos a ver el color blanco que predomina en los pueblos de Andalucía y a sorprendemos de los tonos verdes que tiene el campo, una constante que nos acompañara durante todo el viaje. Nuestro destino es el Torcal de Antequera, para ello debemos de atravesar la ciudad de Antequera, ciudad importante cuyos primeros pobladores fueron los Iberos y posteriormente los romanos le dieron el nombre de Antikari, es una ciudad que después de haber sido conquistada a los árabes se convirtió en eje principal del comercio entre Málaga-Córdoba y Sevilla-Málaga, atravesándola se puede ver la espectacular Alcazaba y su torre del homenaje que actualmente esta siendo remodelada.

A unos 11 Km. y después de una empinada subida, con alguna curva de más, llegamos al Torcal de Antequera, una de las muestras más impresionantes de paisaje de rocas calizas de toda Europa. La carretera termina en una zona de aparcamiento donde esta el centro de interpretación y desde allí salen dos senderos, el verde (60') y el amarillo (2hrs 30'), por los que podemos dar un recorrido circular por todo el Torcal y a través de ellos vemos el resultado de la erosión producida por el agua y el aire sobre la roca caliza, que ha definido sobre la misma un conjunto de formas caprichosas, el silencio envuelve el paisaje si estamos atentos conseguimos escuchar el sonido del silencio, durante el recorrido nos podemos encontrar con cabras montesas, lobos, rapaces, etc. Nos acercamos al mirador las ventanillas observando la altura a la que nos encontramos y las vistas que nos ofrece del valle y de África sí el día es claro, nosotros no tuvimos esa suerte, el día estaba gris lluvia.













Hemos pasado el día entero en el Torcal y como empieza a llover, decidimos continuar camino hacia Olvera. En la misma dirección, y en caso de buen tiempo, se puede visitar la Fuente de Piedra, esta a unos 20 km. de Antequera, es la laguna más extensa de Andalucía y alberga la mayor colonia de flamencos rosados de toda la península Ibérica, estos anidan desde finales de enero a julio. Estuvo lloviendo todo el viaje hasta llegar a Olvera, pretendíamos descansar en el pueblo y hacer el recorrido de la Senda Verde, en bicicleta, que empieza en la antigua estación de ferrocarril de Olvera, el caso es que fue tanta la cantidad de agua caída que tuvimos que desistir ya que suponíamos que el camino estaría impracticable.

Olvera es un pueblo de origen árabe, aunque se han encontrado restos romanos, esta alrededor de una colina dominada por el castillo árabe, en impecable estado, y la iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación, esta actualmente siendo reformada, se le denomina la puerta de los pueblos blancos de Cádiz. Subimos a la plaza de la iglesia por una calle en cuesta que costaba subirla, dentro de la iglesia están preparando los pasos que van a salir en la madrugada del jueves santo (06:00 hrs.), observándolos de cerca se aprecian los hermosos destalles de la ejecución de los mismos por parte del artista, que maravilla, en la iglesia te impregnas de la ilusión y fervor transmitido por todas las personas que se esfuerzan por engalanar los pasos para que luzcan inmejorables en su salida por el pueblo. Los cofrades no han tenido suerte este año, ha estado lloviendo durante toda la noche y se ha suspendido la salida de primera hora. Al bajar la cuesta para volver a la AC nos imaginábamos como sería la procesión ya que tenían que bajar y subir la cuesta, nos decían los cofrades que no podían pararse en la subida o no conseguirían arrancar de nuevo con el paso.

Sigue lloviendo, día nuevo lugar nuevo, en vista de como está "el patio" decidimos ir a Ronda, nos dejaremos por el camino otros lugares interesantes como Algodonales, el mayor de todos los pueblos blancos, Setenil de las bodegas, insertado en la roca, un lugar pintoresco para visitar a pie y recorrer sus calles, y El Gastor denominado "El balcón de los pueblos blancos" y que fue refugio de uno de los últimos bandidos de la serranía de Cádiz, José María "El Tempranillo". No pasa nada, siempre nos servirá como excusa para volver.

Llegamos a Ronda, como no, lloviendo, pero tenemos suerte por la tarde y el tiempo nos permite dar un primer recorrido por la ciudad y acercarnos a la Ronda monumental. Es Jueves Santo y podemos ver la procesión de la hermandad del Ecce Homo en la que uno de los pasos es el Cristo de la Buena Muerte que esta portado por una escuadra de la Legión, precedido por los gastadores y acompañado de una compañía y la banda del tercio Alejandro Farnesio que tiene su emplazamiento en la entrada de la ciudad, levantan aplausos a su paso por su marcialidad y sus canciones

Aprovechando que al día siguiente luce un sol radiante, decidimos dar una vuelta en profundidad por la ciudad. ¿Qué decir de Ronda? ciudad monumental espectacular, con el encanto de la mezcla entre la cultura árabe y cristiana, antigua capital musulmana de una de las cinco Coras o divisiones administrativas del Al-Andalus. Observar las impresionantes vistas desde el parque de la Alameda del Tajo y pasear por el Pº de los Ingleses y el Pasaje de Hemingway, la plaza de toros más antigua de España, atravesar el puente nuevo y observar el tajo de Ronda desde un lado y desde el otro los jardines de Cuenca o de "La Mora" y enfrente los jardines de la Casa del Moro, sentirse inmerso en el pasado mientras bajamos por la calle de Santo Domingo y se deja atrás la Casa del Moro y el palacio de Salvatierra, atravesar el arco de Felipe V, antigua puerta de entrada a Ronda, el puente viejo o árabe y salir a la iglesia de Santa Cecilia, tomando a la derecha pasamos por el puente romano y los baños árabes, bordeamos la muralla por extramuros y entramos de nuevo en Ronda por la puerta de Almocabár que era la puerta principal de acceso a la ciudad, pasamos la iglesia del Espíritu Santo, construida durante el reinado de Fernando "el Católico", subiendo por las antiguas calles disfrutamos de los innumerables rincones, placetas y patios que nos encontramos hasta llegar a la plaza del Ayuntamiento con la iglesia de Santa Maria la Mayor, y cerca la casa de Mondragón sede del museo de Ronda. A quien le guste el senderismo o la bicicleta encontrará caminos, de todo tipo, que rodean la ciudad por la parte sur y siguen el curso del río, a través de ellos conseguimos tener otra visión de la ciudad, más en contacto con la naturaleza.













Abandonamos Ronda con la sensación de que tendremos que volver a esta ciudad y nos dirigimos al pueblo de Grazalema, en pleno corazón de la sierra del mismo nombre declarada reserva de la biosfera por la Unesco, lugar al que llegan numerosos visitantes para hacer senderismo por los parajes que le rodean, entre ellos destaca el pinsapar (bosque de pinsapos), único en una situación tan meridional de Europa, es debido, principalmente, a la gran cantidad de lluvia que recoge la sierra proveniente del océano atlántico, para acceder hace falta permiso del Parque Natural. El pueblo, uno de los más hermosos de la ruta de los pueblos blancos, esta en una ladera de la sierra del Pinar y constan hechos significativos de haber estado habitado desde la prehistoria, aunque recorriendo sus empinadas calles y considerando la temperatura que debe de hacer en invierno, la vida en el pueblo nunca debió de ser fácil.

Coronado el puerto del Boyar descendemos hacia Benamahoma y El bosque, dos pueblos blancos que pueden ser punto de partida para introducirnos en el entorno del parque natural. Desde la altura de la sierra se puede ver el océano atlántico y comprender porque la sierra de Grazalema posee el mayor índice pluviométrico de España.

En el Bosque hay un área de servicio para AC donde hacemos las tareas típicas de mantenimiento en ruta. El pueblo, aunque bonito, se nota demasiado un componente turístico que enmascara un tanto el encanto propio del lugar. Desde El Bosque tenemos varias rutas de senderismo o BTT, una de ellas es el camino de los pescadores que nos lleva por el interior del parque hasta Zahara de la Sierra. También es lugar de concentración para los amantes del Ala Delta y el Parapente, es un lugar ideal debido a la altura que tiene la sierra y su caída hacia el mar, libre de obstáculos naturales.

Es sábado y nos dirigimos hacia Ubrique, el pueblo marroquinero más importante de España, al aparecer el pueblo desde lo alto de la colina podemos ver la gran extensión que ocupa, más tarde caminando por sus calles se observa el ambiente de ciudad que tiene, debido principalmente a las numerosas tiendas en las que podemos encontrar diferentes artículos de piel, bolsos, carteras, chaquetas y ropa de cuero variada, los precios parecen interesantes, la calidad se le supone al ser fabricantes y comercializar directamente sus productos. Después de las compras vamos a la Avda. de España, zona peatonal en la que tenemos numerosos bares de tapas en los que degustar los productos típicos de la zona, a la hora del aperitivo es la zona más concurrida de Ubrique.














Es hora de bajar a Cádiz y para ello tenemos que volver a El Bosque y desde allí a Arcos, Jerez de la Frontera, Puerto de Santa María y Cádiz. Al llegar, nos dirigimos a la ciudad atravesando el brazo de tierra flanqueado por el mar en su lado derecho y enormes playas en el izquierdo, al final de la avenida nos encontramos con Las puertas de tierra, antigua entrada a la ciudad que marcan la división entre el Cádiz antiguo y el moderno, las atravesamos disfrutando del momento y nos dirigimos a la playa de La Caleta donde aparcamos debido a su cercanía al centro. La mejor manera de conocer Cádiz es caminar y perderse por sus estrechas calles e ir descubriendo sus rincones, es todo un lujo para los sentidos, aunque se nota en algunas calles que es una hermosa ciudad venida a menos que necesita remozar bastantes fachadas. La playa de la Caleta con su balneario y el castillo de San Sebastián, la Catedral y su plaza, el oratorio de San Felipe Neri con sus placas en honor de la Constitución, La plaza de España y el monumento homenaje a la Constitución, el edificio de Correos, aprovechar y tomar unos pescaditos por la zona, el teatro Falla, donde se hacen los concursos de chirigotas, la plaza de San Antonio con la iglesia del mismo nombre y la hermosa fachada de la banca Aramburu, pasear por la Alameda de Apodaca y el parque Genovés, un sin fin de lugares para disfrutar paseando por ellos.

Salimos hacia el Sur a lo largo de Km. de costa virgen con parada obligada en Cabo de Trafalgar, desde el faro tenemos una visión espectacular de las playas de dunas a la izquierda hacia Conil de la Frontera y por la derecha hasta Caños de Meca terminando en los acantilados de Barbate. Seguimos camino hacia playas de Bolonia y las ruinas romanas de Baelo Claudio, un lugar sencillamente espectacular, playa virgen de arena finísima que invita a caminar por ella, subir a sus dunas dejando a nuestra espalda los pinares y mirando en dirección SE podemos ver el estrecho y la costa africana.

Última visita Tarifa, el lugar más meridional de la península ibérica, rodeada de playas inmensas con un marchamo de paraíso del windsurf y otros deportes en combinación con el viento y la mar. Hay constancia de haber estado poblada desde la Edad de Bronce, por ella han pasado casi todos los pueblos y culturas mediterráneas debido a su posición estratégica sobre el estrecho. Disfrutar del lugar al caminar y atravesar la puerta de Jerez, entrar en la fortaleza, caminar por dentro de sus murallas y ver la animación que existe en sus calles, subir a las murallas del castillo o dirigirse a la isla de las Palomas, ver el estrecho y lo cercano que está el continente africano.

Lunes, se terminó lo bueno, ahora toca volver y lo haremos de un tirón, encontramos mucho tráfico al llegar a Málaga y sobre todo en Murcia, todos los valencianos veníamos juntos. Un buen viaje de Semana Santa en el que hemos disfrutado de lugares, cultura, naturaleza, historia y como no "pescaditos y manzanilla". Sabemos que han quedado sitios por ver y otros que merecen pasar más tiempo disfrutando de ellos, pero todo eso será en futuras visitas. Volveremos.


















Lugares de parada y/o pernocta. Coordenadas Google Earth

Guadix >>>> 37º18’16.03” N y 3º08’38.54” O
Torcal de Antequera >>>> 36º57’10.93” N y 4º32’40.25” O

Olvera >>>> 36º55'59.56" N y 5º15'29,86"

Ronda >>>> 36º44'54.07" N y 5º09'42.75" O

Grazalema >>>> 36º45'33.56" N y 5º22'26.06" O

El Bosque >>>> 36º45'27.85" N y 5º30'37.17" O

Ubrique >>>> 36º40'33.84" N y 5º26'52.88" O

Cádiz >>>> 36º32'04.79" N y 6º18'25.57" O

Cabo de Trafalgar >>>> 36º11'18.66" N y 6º01'34.28" O

Barbate >>>> 36º11’14.01" N y 5º56'22.37" O

Playa Bolonia y ruinas romanas de Baelo Claudia >>>> 36º05'19.39" N y 5º46'18.68"

Tarifa >>>> 36º01'05.41" N y 5º36’41.17" O

2 comentarios:

Conrad dijo...

Sin duda un magnifico relato Apegado de un lugar precioso que tendremos que poner en nuestra agenda para ir a visitarlo. Las fotos del Torcal de Antequera son una pasada.

Tarifa ya nos queda mas lejos ... pero me trae unos buenísimos recuerdos de la ruta que hicimos en verano de 2006, cuando aun teníamos nuestra pequeña caravana “bambina”.

Una vez mas felicidades por tu blog, del que ya soy un fiel lector.

Un saludo.

Apegao dijo...

Conrad, la verdad, el Torcal de Antequera es impresionante, en pleno contacto con la naturaleza extrema, si te gusta hacer senderismo te puedes perder por sus sendas durante horas.
Gracias por el ánimo para seguir relatando nuevos viajes y escapadas, ahora estoy intentando pasar viajes que hemos realizado desde el 2006, cuando pasamos de la caravana a la AC, pero cuesta trabajo recordar el pasado reciente.
Un saludo